CULTIVO

TIPO DE CULTIVO
Actualmente se conocen ocho grupos de cultivares comestibles para la especie: Cucurbita pepo incluye cultivares de plantas rastreras que producen frutos esféricos, ovales u oblados y redondeados o planos en los extremos. Los frutos de este grupo se cultivan para ser consumidos al madurar. La cáscara es suave, por lo que sus frutos pueden ser consumidos en estado maduro.

DURACIÓN DEL CULTIVO
ANUAL

Esta especie se cultiva dentro del sistema de agricultura tradicional de temporal (calabaza de temporal) y en los cultivos intensivos (tanto monocultivos y policultivos) asociados a riego y/o a terrenos húmedos (en México denominados de cajete) con períodos de 6 a 7 meses
CICLO AGRÍCOLA
En México se presentan dos ciclos agrícolas, el primero (de temporal) durante la época de lluvias y el segundo ciclo durante la época más seca del año en terrenos denominados de cajete, muy planos y húmedos, ubicados en pequeños valles que se dice estuvieron antiguamente ocupados por lagos. También puede realizarse durante la temporada de secas en cualquier región, pero siempre asociado a riego
TIPO DE SIEMBRA
• DIRECTA
La siembra suele realizarse directa en el suelo o en la capa de arena, a razón de 2-3 semillas por golpe, cubriéndolas con 3-4 cm de tierra o arena, según corresponda. La cantidad de semilla utilizada suele ser de unos 10 kg/ha en siembra directa. Algunas ocasiones se realiza el transplante, germinando las semillas por separado generalmente de 5 a 7 semanas antes de colocarlas en el campo, teniendo con ello un mayor costo, debido a que la producción de frutos es muy similar en los dos casos.
ÓRGANO REPRODUCTIVO
• SEMILLAS
La siembra es por semillas.
TEMPERATURA Y CLIMA APROPIADOS
Este cultivo es típico de las zonas con climas templados y fríos, aunque existen variedades que se cultivan a nivel de mar. La germinación de la semilla se da cuando el suelo alcanza una
temperatura de 20-25 °C, para el desarrollo vegetativo de la planta debe mantenerse una temperatura atmosférica de 25-30 °C y para la floración de 20-25 °C; para este último proceso, debe tomarse en cuenta que temperaturas muy altas tienden a generar mayor número de flores estaminadas
HUMEDAD RELATIVA ÓPTIMA

Se trata de un cultivo más o menos exigente de humedad, si es cultivo de riego en zonas secas precisara de este vital líquido con la aparición de los primeros frutos. Los riegos deben de aplicarse durante todo el desarrollo de la planta a unas dosis de 2000 y 2500 m3/ha. Cabe mencionar que algunas variedades de esta especie toleran condiciones ambientales estresantes, tales como, falta de agua y suelos empobrecidos en nutrientes.
LUMINOSIDAD
La luminosidad es importante, especialmente durante los periodos de crecimiento inicial y floración. La deficiencia de luz repercutirá directamente en la disminución del número de frutos en la cosecha, así mismo la intensidad lumínica determinará la relación final de flores estaminadas y pistiladas, observándose que en períodos cortos de luz se favorece la producción de flores pistiladas.
TIPO DE SUELO
Este cultivo es poco exigente en suelo, adaptándose con facilidad a todo tipo de suelos, aunque prefiere aquellos de textura franca, profunda y bien drenada, sin embargo se trata de una planta muy exigente en materia orgánica. Los valores de pH óptimos oscilan entre 5.6 y 6.8 (suelos ligeramente ácidos), aunque puede adaptarse a terrenos con valores de pH entre 5 y 7. A pH básico pueden aparecer síntomas carenciales, excepto si el suelo está enarenado. Es una especie medianamente tolerante a la salinidad del suelo y del agua de riego.
TIPO DE NUTRIENTES
Abonos simples en forma de sólidos solubles (nitrato cálcico, nitrato potásico, nitrato amónico, fosfato monopotásico, fosfato monoamónico, sulfato potásico, sulfato magnésico) y en forma líquida (ácido fosfórico, ácido nítrico), debido a su bajo coste y a que permiten un fácil ajuste de la solución nutritiva, aunque existen en el mercado abonos complejos sólidos cristalinos y líquidos que se ajustan adecuadamente, solos o en combinación con los abonos simples, a los equilibrios requeridos en las distintas fases de desarrollo del cultivo.









Bibliografia

Armelagos, George, “Cultura y contacto: el choque de dos cocinas mundiales”, en Janet Long (coord.), Conquista y comida. Consecuencias del encuentro de dos mundos, unam, México, 2003, pp. 105-129.
Ayala Garay, Óscar Javier, et al., “Rendimiento y calidad de semilla del frijol ayocote en el valle de México”, Agricultura Técnica en México, vol. 32, núm. 3, Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, septiembre-diciembre 2006, pp. 313-321.
Carrillo, Ana María, La cocina del tomate, frijol y calabaza, Colección La Cocina Mexicana a través de los Siglos, Editorial Clío, México, 1998.
Casas Alejandro, et al., “In situ Management and Domestication of Plants in Mesoamerica”, Annals of Botany, 100, Oxforf Journals, Oxford University Press, 2010, pp. 1101-1115.
Christensen, Bodil, y Samuel Martí, Brujerías y papel precolombino, Ediciones Euroamericanas, México, 1971.Clavigero, Francisco J., Historia antigua de México y su conquista, tomo I, México, 1844.
Coe, Sophie D., Las primeras cocinas de América, FCE, México, 2004.
Covarrubias, Miguel, Mexico South. The isthmus of Tehuantepec, Alfred. A. Knopf, Nueva York, 1967.
Delgado de Borrás, Ana Laura (coord.), La cocina regional de México, Grupo Voluntariado Bancomer, México, 1993.
El recetario de Gloria Lagos. Una sazón centenaria, México, 1994.
García Acosta, Virginia, Los señores del maíz. Tecnología alimentaria en Mesoamérica, Colección Los Señores…, Conaculta/Pangea Editores, México, 1990.
Guerrero Guerrero, Raúl, La jícara mexicana, Divulgación, INAH, México, 1992.
Hernández, Francisco, Historia natural de Nueva España, vol. I, UNAM, México 1959.
Iglesias y Cabrera, Sonia, “El pan popular”, en Alfonso Romero Reyes y Eder Mendoza Gallegos, La comida mexicana, Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías/sep, México, 1982.



regresar